Archivos del autor: jgvaldemora

GUIA_LECT_LAZARILLO_DE_TORMES

Categorías:
3º ESO
Comentarios cerrados

Dossier Ortografía

Dossier_de_Ortografia

Categorías:
3º ESO
Comentarios cerrados

Textos del Modernismo y La Generación del 98

Os subo los dos archivos que tenéis que imprimir para trabajarlos en clase a partir del día 24 de enero de 2017.

antología modernismo y 98

alvargonzález

Categorías:
4º ESO
Comentarios cerrados

Antología de textos del Romanticismo

antologia-romanticismo-2

Descargaos estos textos para trabajarlos en clase. Los necesitaremos a partir del miércoles.

Luisa.

Categorías:
4º ESO
Comentarios cerrados

PRE 1º BACHILLERATO. LITERATURA UNIVERSAL

Aquí podéis encontrar un modelo genérico de Proyecto de Refuerzo Educativo por contenidos y por evaluación.

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO1ºLITERATURA UNIVERSAL

Categorías:
1º BACHILLERATO, LITERATURA UNIVERSAL 1º BACHILLERATO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

PRE 1º BACHILLERATO

Aquí podéis encontrar un modelo genérico de Proyecto de Refuerzo Educativo por contenidos y por evaluación.

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO – PRE 1ºBACH.

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º BACHILLERATO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

PRE 4º ESO

Aquí podéis encontrar un modelo genérico de Proyecto de Refuerzo Educativo por contenidos y por evaluación.

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO – PRE 4º ESO.

Categorías:
4º ESO, 4º ESO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

PRE 3º ESO

Aquí podéis encontrar un modelo genérico de Proyecto de Refuerzo Educativo por contenidos y por evaluación.

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO 3º ESO

Categorías:
3º ESO, 3º ESO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

PRE 2º ESO

Aquí podéis encontrar un modelo genérico de Proyecto de Refuerzo Educativo por contenidos y por evaluación.

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO 2ºESO

Categorías:
2º ESO, 2º ESO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

PRE 1º DE ESO

Aquí podéis encontrar un modelo genérico de Proyecto de Refuerzo Educativo por contenidos y por evaluación.

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO. 1ºESO.

Categorías:
1º ESO, 1º ESO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

PRE LITERATURA UNIVERSAL 2º BACHILLERATO

PROYECTO DE REFUERZO EDUCATIVO 2º BACHILLERATO. LITERATURA UNIVERSAL.

Categorías:
LITERATURA UNIVERSAL 2º BACHILLERATO, PROGRAMAS DE REFUERZO EDUCATIVO PARA PRUEBA EXTRAORDINARIA DE SEPTIEMBRE
Comentarios cerrados

Ganadores del VII concurso de microrrelatos

Aquí podéis leer los microrrelatos ganadores del VII concurso:

1ª categoría:

1er premio: Evanescencia, Ian Echuaca László.

2º premio: Sin título, Miguel Menéndez Aguilera.

2ª categoría:

1er premio:  Decisión mortal.Tatiana Sol Fernández Eidler.

2º premio: “Sin título” Marta Rosell Gutiérrez.

3ª categoría:

1er premio: “Sin título” Laura Cortés Gárciga.

2º premio: Silenciosa pérdida de inocencia Marta Ballesteros Morata.

Categorías:
CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

VII CONCURSO LITERARIO MICRORRELATOS 2016

Aquí podéis encontrar las bases del  VII Concurso Literario J.G. VALDEMORA 2015-2016, ánimo y participad. También tenéis enlaces en el apartado de concursos a cómo se hace un microrrelato y ejemplos de los mismos para que os puedan ayudar a elaborar el vuestro. Suerte.

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º BACHILLERATO (Literatura Universal), 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, Jóvenes escritores, Sin categoría
Comentarios cerrados

La tierra de Alvargonzález

Este enlace lo tenéis que imprimir los alumnos de 4º A y 4º C para trabajarlo en clase próximamente alvargonzález

Categorías:
4º ESO
Comentarios cerrados

Concurso literario “Vuela con tu historia”

Bases y ficha de inscripción

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º BACHILLERATO (Literatura Universal), 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

Concurso literario “sobre aquellas palabras” Santa Teresa de Jesús

Bases

ESTUDIANTES SECUNDARIA

ESTUDIANTES BACHILLERATO

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º BACHILLERATO (Literatura Universal), 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

XVI Concurso Hispanoamericano de Ortografía 2015

Resolución XVI Concurso de Ortografía

Hoja inscripción

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º BACHILLERATO (Literatura Universal), 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

POWER POINT TEMA 1

Pinchando en TEMA 1 tenéis acceso al power point del citado donde viene todo resumido y espero os ayude para aclarar ideas, sintetizarlas y adquirirlas mejor.

Categorías:
3º ESO
Comentarios cerrados

Leyendas: “El monte de las Ánimas” y “El Miserere”

 

Tal y como os he comentado en clase, aquí tenéis unos ejercicios acerca de dos de las leyendas de Bécquer que debéis leer. Os los dejo para que vayáis empezando a trabajar la lectura.

Imprimid el archivo  y realizad los ejercicios, que serán corregidos en la fecha que acordemos en clase.

leyendas

Categorías:
4º ESO, Lecturas
Comentarios cerrados

Relatos ganadores del Concurso de Microrrelatos 2015

Desde el Departamento de Lengua Castellana y Literatura queremos agradecer la gran participación del alumnado en el concurso, y felicitar y dar la enhorabuena a los ganadores:

1ª Categoría:

-Primer premio: Autor: “Microrrelato”. Autor: Judith Nicole Valdivia Terrazas

-Segundo premio: “Vivir la vida”. Autor: Alberto Martínez López

2ª Categoría:

-Primer premio:Amor por la libertad“. Autor: Michelle Limay

-Segundo premio:Sigo siendo feliz. Autor: Iñaki Serrano Esteban

3ª Categoría:

-Primer premio: “Vértigo”. Autor: Carla Sánchez Andrés

-Segundo premio: “De alguna manera había que empezar” Autor: Ángel Díaz-Aranda

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º BACHILLERATO (Literatura Universal), 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, Club de lectura (alumnos), CONCURSOS LITERARIOS, Jóvenes escritores, PCPI II
Comentarios cerrados

El Barroco

el barroco

Para que lo descarguen los alumnos de 3º A y 3º B.

Trabajaremos con estos apuntes a la vuelta de Semana Santa. Debéis tenerlos el día que regresamos.

Dejo también una copia en conserjería.

Categorías:
3º ESO
Comentarios cerrados

Concurso Nacional de narración corta Jóvenes Talentos Coca-cola

Image result for concurso jovenes talentos coca cola 2014Por el presente se convoca a todos los alumnos de 2º de ESO para participar en dicho concurso. Serán seleccionados dos alumnos por aula. El concurso tendrá lugar el 17 de abril en Madrid y el plazo de inscripción es hasta el 1 de abril. Seguro que es una experiencia inolvidable y desde el Departamento de Lengua se os invita a vivirla. Para más información aquí tenéis enlaces a videos de otros concursos en anteriores ediciones, así como a las bases, trucos para escribir, etc.

Cualquier duda que tengas, tu profesor de Lengua está a tu disposición.

 

http://concursojovenestalentos.cocacola.es/participa

https://www.youtube.com/watch?v=kCuFTY-wM3g

Aquí tenéis otros enlaces del concurso del año pasado, para que os hagáis una idea lo que vais a vivir el 17 de abril.

 

Categorías:
2º ESO, CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

VI CONCURSO JUAN GARCÍA VALDEMORA de MICRORRELATOS

En el siguiente enlace tenéis acceso a las bases del concurso. Como veis en este curso 2014-2015 hemos querido cambiar la tipología del texto para que sea breve pero no por ello peor, y en él se vean las capacidades de síntesis, argumentación y destreza lingüística que tenéis, con el fin de sorprender. Desde el Departamento de Lengua Castellana y Literatura se os anima a participar y superar el reto.

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º BACHILLERATO (Literatura Universal), 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II
Comentarios cerrados

Microrrelatos

Con motivo del concurso de microrrelatos que tenemos programado, os dejamos aquí unos cuantos que os pueden servir de inspiración para crear los vuestros.

Si leeis muchos microrrelatos podréis conocer más a fondo este difícil género narrativo. Aunque también podéis leerlos por el mero placer de leer 😉

Ahí van:

Hola

Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd. Y así hasta ahora. Usted es el primero que la abre.

(Eva Clemente Laboreo)

Madre

Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd, que el día  había amanecido muy húmedo y yo, tonta de mí, le había puesto pantaloncito corto y la camisa más fina y bonita que tenía para que estuviera guapo.  Después de toda la noche en las heladas aguas del pantano solo faltaba que ahora mi pequeño cogiera frío.

(Puy Moya Arina)

Sin saber por qué

Este se va enterar de lo que vale un peine. Fue lo último que escuché antes de que me golpearan. Después recuerdo caer al suelo, las patadas y sus risas mientras se alejaban. No era la primera vez que los mayores me rompían las gafas durante el recreo. Como siempre, nadie vino a ayudarme. Me sequé las lágrimas. Sangraba por la nariz. Me levanté y fui cojeando hasta el lavabo. Me lavaría la cara, no quería que en casa supieran que había llorado. En el lavabo, un niño más pequeño, de parvulario, intentaba llegar de puntillas al grifo para beber agua. Sin saber por qué, le di un puñetazo.

(Óscar Royo Royo)

Duelo a muerte

El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía el papel, pegado con esparadrapo en la puerta de su habitación del hospital. Aquellas palabras me confirmaron lo que yo ya sabía, pues en mis anteriores visitas, pude comprobar que el anciano no solo me ignoraba, sino que se atrevía a desafiarme fumándose un cigarrillo tras otro. Volví a leer el mensaje y ante lo insólito de la ocurrencia, no pude por menos que sonreír. Aquello era todo un reto para mí, pero reconocí que la valentía del anciano, bien merecía una tregua. Escondí la guadaña entre los pliegues de mi túnica y decidí concederle un día más de vida.

(Trini Pestaña Yáñez)

Por si acaso

En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica, así que, por si acaso, antes de pintarse los labios y coger el bolso, se abrió el pecho, se sacó el corazón y lo dejó sobre la mesa blanca de la cocina.

(Carmen Quinteiro Moreno)

La lógica del amor

Empezó a pensar en un nuevo teorema que demostrarse que la quería, porque ella siempre le insistía en que el amor había que demostrarlo. Asignó variables al tiempo que llevaban juntos, al olor de su pelo al salir de la ducha, a los absurdos silencios que a veces se interponían entre ellos. Estimó el índice la aceleración que sufría su corazón cada vez que ella se desnudaba y cuantificó los celos que sentía cuando le veía tonteando con otro, para después de horas y horas de trabajo acabar concluyendo que en realidad esto del amor no tenía ninguna lógica.

(Ernesto Ortega Garrido)

Dame otra vida

Pero ya nada sería igual. Nunca. Por más que fingiéramos normalidad. Aunque pareciera que no éramos conscientes del desastre. Y yo silbara al untar las tostadas con mermelada de albaricoque. Y encendiera la radio para recrear tantas mañanas deliciosas… Pero los cristales estaban sucios. Los tiestos marchitos. María llevaba el moño demasiado torcido y a Juan le faltaban varios botones de su mandilón a cuadros. Papá se esforzaba por animarnos: “Pronto todo volverá a ser como antes…” Y mientras mamá, aferrada a su tablet, gritaba desde el cuarto que había alcanzado otro nivel.

(Marta García Valdés)

Reset

El muñeco fue el primero en cerrar los ojos, y acto seguido lo hizo el ventrílocuo, sin saber bien por qué. Contagiado, el público cerró los ojos, e inmediatamente el personal del teatro también. La gente que pasaba por la calle cerró los ojos y en un santiamén la ciudad entera lo hizo, y luego el país. En sólo unos segundos el insignificante gesto se había propagado por todo el mundo. Durante unos pocos minutos toda la humanidad, carente de vista, aspiró, sintió, saboreó y escuchó como nunca antes. El muñeco fue el primero en abrir los ojos, y todos le siguieron de nuevo, pero ya nada sería igual.

(Javier Regalado Herrero)

Durmiendo

El muñeco fue el primero en cerrar los ojos pero sólo lo hacía para que Jorge los cerrara lo antes posible. Se quedaba quieto hasta que notaba que Jorge dormía profundamente. Entonces se levantaba a mirar por la ventana. Enfrente, al otro lado del jardín y de otra ventana, estaba ella, la más bella muñeca que él hubiera visto nunca. Su cara resplandecía, sin desgarros en su cuerpo, sin ninguna mancha, bien peinada. Luego se miró a él, con sus remiendos, su ojo colgando y manchas de leche, sonrió y volvió a la cama junto a Jorge. Ella nunca sabría qué es que te necesiten para poder dormir.

(Sergio Alonso Lobo)

Fluorescente

Esperó hasta dormirse y soñó con otra Navidad. Una con menos regalos, con menos visitas. Una navidad en la que se le mojaran los zapatos con el hielo de las aceras. Donde el frío de la calle le quemara la cara, le tornara roja la nariz y morados los dedos. Una navidad en la que sus padres le riñeran por traer malas notas, que sus hermanos, en vez de mimos, le dieran su ración habitual de capones. Una navidad humilde y fría, libre de tanto agasajo, lejos de las luces fluorescentes, fuera de aquella cálida habitación de hospital.

(Juan Carlos Sevane Prieto)

Difícil de explicar

Hoy parece que ella tiene la voz todavía más dulce que ayer, pero todavía no nos ha dicho por qué ya no vamos al hospital a ver a papá.

(Enrique Romero Pascual)

Algo ha cambiado

Hoy parece que ella tiene la voz todavía más dulce que ayer. Me habla sin miedo, como se hablan las parejas. Me mira a los ojos sin parpadear. Yo la acaricio, la beso… A veces la aseo como puedo y cepillo su cabello. Ya casi no llora o, al menos, parece evitarlo cuando estoy delante. No ha vuelto a intentar gritar y, alguna vez, me ha parecido que esbozaba una sonrisa cuando le doy de comer esa crema de calabaza con picatostes que tanto le gusta. Temo equivocarme, precipitarme, pero siento en mi interior que pronto podré desatarla. Al menos las manos, para que podamos abrazarnos.

(Salvador Terceño Raposo)

Aseo

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo. Le queda poco, apenas unas hebras marchitas sobre la nuca. Él, en cambio, luce una melena frondosa casi sin canas. Se duchan juntos. Se secan la piel uno al otro. Se miran en el espejo empañado. “No tienes compasión”, dice ella. Por el tratamiento, también se le han caído las cejas, las pestañas, hasta esos pelillos inoportunos que asomaban a veces por encima del labio. “Qué tonta”, dice él, “sabes que todo lo mío es tuyo”. Ella sonríe mientras él la abraza por la cintura y le coloca su coleta, como un bigote a lo antiguo, debajo de la nariz.

(Andrés Portillo González)

Te trataré como a una reina

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo pero hasta hace poco eso nunca le había importado. Siempre ha tenido a alguien a su lado para ayudarla. La han peinado y vestido, maquillado y lavado. Y ahora soy yo, precisamente yo, el que tiene el privilegio de recogerle el espléndido cabello rubio que tantos han admirado y que sin embargo ya empieza a encanecer. Con toda la delicadeza de la que soy capaz, se lo sujeto en lo alto un instante mientras escucho cómo ruge la muchedumbre. Está muy pálida, muy hermosa. “¿Me va a doler?”, pregunta poniendo su cuello desnudo bajo la cuchilla de la guillotina.

(Santiago Casero González)

Castigo

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela de las aceras nos limitamos a esperar. Los parques anegados habían devorado los columpios y días después las peonzas se pudrieron. Las cuerdas de dar comba se habían deshilachado pero no le prestamos demasiada atención. Estábamos ocupados, en vano, intentando recuperar las pelotas que el viento se llevaba. Los peluches, ahora ásperos, se amontonaban en ese cementerio de juguetes mal llamado desván junto a otros cachivaches electrónicos que sin motivo aparente quedaron huérfanos de singularidad y habilidades. Al final, cuando el terremoto abrió la tierra y solo se tragó a los niños nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir.

(Juan Antonio Vázquez Alcayada)

Grandes esperanzas

La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre. Lo otro no duró nada: los empujones, los puñetazos, verlo caer al suelo. El insultarlo, llamarlo “tío mierda”, cosas así. Las patadas que le dimos y que una le acertara en la nariz y se la rompiese. Los veinte miserables euros que llevaba en la cartera. Nos enteramos por el DNI del nombre del tipo, nos sonaba. ¿De qué? De golpe nos acordamos: nos miraba a los ojos, como diez años más joven, y nos estaba diciendo “No hagáis caso de los demás profesores. Yo sé que sois buenos chicos, sé que algún día haréis algo grande”.

(Maricruz Picó Benita)

Adiós y hola

Tanto visitante inesperado me llenó de zozobra. Mi padre, hombre algo tosco y de pocas palabras, nunca tuvo muchos amigos. Pero entre aquel grupo de gente que había acudido al tanatorio a despedirse de él y a darnos el pésame a mi madre y a mí, había bastantes rostros desconocidos: algunos hombres que supuse amigos de la mili o de la infancia, una mujer rubia y llorosa, otras que la consolaban. De pronto, alguien me puso una mano en el hombro. Me volví y vi a un joven que tenía mis mismos ojos. Nuestros mismos ojos.

(Lidia Sanchis Sorribes)

Todos estos microrrelatos pertenecen a un concurso que se realiza en el programa “La ventana” de Cadena Ser y han sido extraídos de estas dos páginas web  (que podéis consultar si todavía tenéis ganas de más):

http://escueladeescritores.com/concurso-finalistas-rec-2014/

http://escueladeescritores.com/concurso-finalistas-rec-2013/

 

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, ÁMBITO SOCIO-LINGÜÍSTICO (Geografía e Historia) 1º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II
Comentarios cerrados

Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes

En el siguiente enlace tenéis información y acceso a la lectura obligatoria del segundo trimestre.

Categorías:
1º BACHILLERATO
Comentarios cerrados

EJEMPLOS DE MICRORRELATOS

El paraíso imperfecto (Augusto Monterroso)
-Es cierto -dijo melancólicamente el hombre, sin quitar la vista de las llamas que ardían en la chimenea
aquella noche de invierno- en el Paraíso hay amigos, música, algunos libros; lo único malo de irse al Cielo es que
allí el cielo no se ve.
El Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio
Hubo una vez un Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio; pero encontró que ya la primera había
hecho suficiente daño, que ya no era necesario, y se deprimió mucho.
Persecuta (Mario Benedetti)
Como en tantas y tantas de sus pesadillas, empezó a huir despavorido. Las botas de sus perseguidores
sonaban y resonaban sobre las hojas secas. Las omnipotentes zancadas se acercaban a un ritmo enloquecido y
enloquecedor.
Hasta no hace mucho, siempre que entraba en una pesadilla, su salvación había consistido en despertar,
pero a esta altura los perseguidores habían aprendido esa estratagema y ya no se dejaban sorprender.
Sin embargo esta vez volvió a sorprenderlos. Precisamente en el instante en que los sabuesos creyeron que iba a
despertar, él, sencillamente, soñó que se dormía.
El Niño Cinco Mil Millones
En un día del año 1987 nació el niño Cinco Mil Millones. Vino sin etiqueta, así que podía ser negro,
blanco, amarillo, etc. Muchos países, en ese día eligieron al azar un niño Cinco Mil Millones para homenajearlo y
hasta para filmarlo y grabar su primer llanto.
Sin embargo, el verdadero niño Cinco Mil Millones no fue homenajeado ni filmado ni acaso tuvo energías
para su primer llanto. Mucho antes de nacer ya tenía hambre. Un hambre atroz. Un hambre vieja. Cuando por fin
movió sus dedos, éstos tocaron tierra seca. Cuarteada y seca. Tierra con grietas y esqueletos de perros o de
camellos o de vacas. También con el esqueleto del niño 4.999.999.999.
El verdadero niño Cinco Mil Millones tenía hambre y sed, pero su madre tenía más hambre y más sed y
sus pechos oscuros eran como tierra exhausta. Junto a ella, el abuelo del niño tenía hambre y sed más antiguas
aún y ya no encontraba en si mismo ganas de pensar o creer.
Una semana después el niño Cinco Mil Millones era un minúsculo esqueleto y en consecuencia disminuyó
en algo el horrible riesgo de que el planeta llegara a estar superpoblado.
Su amor no era sencillo
Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de
explicarse. En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que
fornicaban en los umbrales.
El drama del desencantado (Gabriel García Márquez)
“…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a
través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los
breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el
instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y
había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena
de ser vivida”.
Cuento de arena. (Jairo Aníbal Niño)
Un día la ciudad desapareció. De cara al desierto y con los pies hundidos en la arena, todos
comprendieron que durante treinta largos años habían estado viviendo en un espejismo.

El Hacedor ( Jorge L. Borges)
“Todo hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con
imágenes de provincias, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos,
de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la
imagen de su cara”

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II
Comentarios cerrados

MICRORRELATOS

El microrrelato es una modalidad narrativa que exige del escritor la máxima concisión de ideas en el menor espacio posible. Pero, pese a la brevedad de su texto, el microrrelato no es un género fácil.

El microrrelato debe cumplir los principios básicos de la narración, aunque de una forma extravagantemente concentrada. Es, casi siempre, un ejercicio de reescritura, un minúsculo laboratorio de experimentación del lenguaje, o una ambiciosa pretensión de encerrar en unas líneas una visión trascendente del mundo.

¿CÓMO ESCRIBIR UN MICRORRELATO?

Aquí van algunos trucos para empezar a escribir vuestros microrrelatos:

  • 1. Un microrrelato es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo, ni una anécdota, ni una ocurrencia.
  • 2. A diferencia de los relatos, el esquema narrativo de nudo – desarrollo -desenlace, no funciona. Es demasiado largo para este estilo de contar historias. El microrrelato elimina el desarrollo y se apoya en el clímax para darle un giro inesperado. Gran parte de la fuerza del microrrelato es conseguir provocar la sorpresa en el lector.
  • 3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia. Del mismo modo, conviene evitar la proliferación de personajes (por lo general, para un microrrelato tres personajes ya son multitud), así como los escenarios múltiples.
  • 4. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
  • 5. Un microrrelato es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
  • 6. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es bastante habitual que el autor del microrrelato juegue con la ambigüedad del lenguaje, y la elocuencia de lo que no se dice. En definitiva, piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microrrelatos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.
Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II
Comentarios cerrados

XXV CONCURSO DE NARRACIONES CORTAS “LUIS LANDERO”

Bases Concurso Literario Luis Landero

folleto concurso literario Luis Landero

Los premios son bastante suculentos.

Categorías:
CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

Concurso Literario IES Ana Mª Matute, Cabanillas del Campo 2014-2015

IX Certamen Literario IES Ana Mª Matute

Categorías:
CONCURSOS LITERARIOS
Comentarios cerrados

Lírica renacentista

Para los alumnos de 3º A y B.

Os he realizado un pequeño resumen de la lírica renacentista, que puede servir como complemento de la teoría que aparece en el libro de texto.

Debéis imprimirlo para tenerlo en clase en enero. Lo trabajaremos en cuanto acabemos con La Celestina.

Lírica renacentista

Categorías:
3º ESO
Comentarios cerrados

Antología de La Celestina

Para los alumnos de 3º A y B.

Debéis descargar este documento para tenerlo en clase el primer día a la vuelta de las vacaciones.

antología celestina

Categorías:
3º ESO
Comentarios cerrados

Textos primera evaluación

Textos para la primera evaluación

Categorías:
A. Textos para el comentario
Comentarios cerrados

Modelo de la unidad 11.

Modelo para preparar la unidad 11

Categorías:
1º ESO, 1º ESO A y C
Comentarios cerrados

La oración

repaso oración simple (1)

Categorías:
1º ESO, 1º ESO A y C, Todos los grupos
Comentarios cerrados

Oraciones impersonales.

Definición y Tipos de Oración Impersonal

Categorías:
1º ESO, 1º ESO A y C, Todos los grupos
Comentarios cerrados

Valoración critica de El sí las niñas, corta para PAU.

Valoración crítica de El sí de las niñas.docx (1)

Categorías:
2º BACHILLERATO, Lecturas
Comentarios cerrados

Valoración critica corta de Historia de una escalera. PAU

9.4.3.6

Categorías:
2º BACHILLERATO, Lecturas
Comentarios cerrados

esquema oraciones adjetivas y sustantivas

slide-1-728

Categorías:
2º BACHILLERATO, Gramática
Comentarios cerrados

esquema semántica

slide-41-728

Categorías:
2º BACHILLERATO, Gramática
Comentarios cerrados

Los sintagmas.

Los sintagmas

Categorías:
1º ESO, 1º ESO A y C, Todos los grupos
Comentarios cerrados

Oraciones Subordinadas Adverbiales

En este enlace tenéis bastante bien esquematizado con ejemplos y todos los nexos más comunes de las Oraciones Subordinadas Adverbiales. Espero os sirva de ayuda a la hora de preparar el examen.

Categorías:
4º ESO
Comentarios cerrados

Relaciones semánticas.

relaciones-semc3a1nticas

Categorías:
1º ESO, Todos los grupos
Comentarios cerrados

modelo para trabjar la unidad 10.

modelo unidad 10

Categorías:
1º ESO, 1º ESO A y C
Comentarios cerrados

Modelo para trabajar la unidad 9.

Modelo para trabajar en casa la unidad 9

Categorías:
1º ESO, 1º ESO A y C
Comentarios cerrados

EL CUENTO Y LA NOVELA HISPANOAMERICANOS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX.

LA NOVELA Y EL CUENTO HISPANOAMERICANOS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX

Categorías:
2º BACHILLERATO, Apuntes
Comentarios cerrados

La novela desde el 75 hasta nuestros días.

LA NOVELA ESPAÑOLA DESDE EL 75 HASTA NUESTROS DÍAS

Categorías:
2º BACHILLERATO, Apuntes
Comentarios cerrados

En el autobús

Sus ojos castaños se encontraron con los de ella.

A pesar del vaivén y movimiento del autobús en el que iban subidos, sus ojos parecían hipnotizados por el otro, y viceversa. Todo empezó un día de huelga escolar. Ella fue, con la emoción por debajo de la media; sabía que él faltaría.

Pero todo cambió cuando al llegar al instituto al que asistía, pudo contemplar la figura de él, hablando con sus amigos, bromeando y riendo. Parecía una loca, mirándole así, sin pestañear. Cuando por fin pudo reaccionar, pudo darse cuenta de que sus amigas se reían de ella y canturreaban su nombre junto al de él, por lo que apartó la mirada y siguió su camino a dejar la mochila en el suelo, junto a las de su clase. Junto a la de él. El contraste de su mochila, negra con mariposas azules y la de él, negra con letras blancas y un puma, reflejaba exactamente cómo eran.

Ella, una mariposa delicada y tímida.

Él, un puma directo a atacar por lo que quiere, sea cuando sea.

Suspiró y se acercó al grupo de amigos que le rodeaban. Le miró a los ojos, y pronunció su saludo, que había sido reflexionado mientras viajaba en el autobús.

–          B-buenos días.

–          Buenos días, rubia – ella era morena, pero él la llamaba así para molestarla. O eso ella creía.

Sus ojos se descubrieron, pero ella apartó la mirada, quedándose en el grupo, que la miraba fijamente, para que luego todos sus amigos se rieran y empezaran a hablar de estupideces varias. Se quedó fuera, pero ella intentó volver a integrarse, a pesar de que sólo comentara una o dos cosas.

Una de sus amigas se la llevó a rastras hacia una esquina, con la intención de decirle algo en privado.

–          Se nota que estás más con los chicos que con nosotras, eh. – dijo mirándola con picardía – ¿Tanto te gusta?

Ella palideció, para luego agitar las manos negándolo todo. Pero sus mejillas coloradas revelaban lo contrario. Su amiga suspiró, riéndose furtivamente y luego hablar de otras cosas, como los deberes de inglés en los que ella debía ayudarla a hacerlos antes de que sonase la campana de entrada.

Se sentaron cerca de las mochilas y sacaron sus cuadernos, el pelo moreno y rizado de ella caía sobre su frente. Parecía concentrada, escribiendo las palabras y enseñándole a la otra, que le agradecía cada ciertos segundos muy exageradamente, con leves sonrisas que ella no interpretaba correctamente.

“Supongo que deberé ayudarle más días de lo esperado” pensó para ella misma, mientras le aconsejaba hacer unos ejercicios, para después levantarse, aplanarse su vestido de flores y dirigirse de nuevo hacia los chicos.

Él seguía allí.

–          Y-ya sabes que te puedo ayudar con sociales, p-para que recuperes la asignatura – pero la campana sonó antes de lo esperado, llevándose con ella sus palabras, que acabarían olvidándose entre la multitud de gente.

Las clases pasaron muy lentamente. Primero, plástica y artes visuales. Después, inglés. Él se sentaba en segunda fila, emparejado con una pelirroja con la que ella se llevaba muy bien a pesar de que estuviese empujándola siempre a que se besasen o cosas por el estilo.

Al recordar eso, se sonrojó, por lo que su compañera de pupitre le miró extrañada.

“Seguramente se preguntará que pasa por mi cabeza en este segundo” reflexionó, hundiendo su cabeza en los hombros, mientras sus amigos de delante eran regañados por la profesora, al estar haciendo un ruido increíble y muy molesto.

Cuando sonó el timbre para el primer recreo, ella cogió su abrigo y observó disimuladamente cómo él se dirigía a la biblioteca, a hacer los deberes de lengua y literatura. Arrastró los pies hacia el patio. Donde no estaría él. Porque estaba haciendo los deberes.

–          Tengo una idea – susurró para ella misma.

Cogió su cuaderno al llegar a clase entre sudores de tanta escalera, llegó a la biblioteca, y le vio sentado, concentrado en medir un poema.

–          Umm…  – llamó la atención de él poniendo el cuaderno encima de su libro – Puedo prestarte el mío…

Él sonrió, lo cogió con delicadeza y lo abrió, pasando las páginas lentamente, hasta llegar al poema que ella había medido. “Es un poema de amor. Espero que no piense que es una indirecta.” Pensó mirando hacia otro lugar, avergonzada. Salió corriendo sin esperar a que las palabras que él iba a decir fluyesen.

Después de otras dos horas –concretamente matemáticas y lengua- hubo otro recreo. Esta vez él salió, pero lo pasó riendo con un grupo de amigos y dos chicas de segundo, que le arrastraban de un lado a otro, cogiéndole de la mano.

Ella se sentó, aún con el abrigo que le había prestado una amiga porque ella no lo había bajado. Se sentía vacía y bastante mal. Las demás chicas parecían no tener ni que pensar lo que le iban a decir durante horas, simplemente eran directas y no tenían miedo de incomodarle o tocarle. Se sintió hecha pedazos, así que volvió con sus amigas, abrazando a una de ellas, algo silenciosa. La que hacía de pañuelo de lágrimas ni si quiera preguntó el motivo. Con sólo ver a una de las chicas mayores subida a caballito sobre el chico que le gustaba a ella, lo había entendido, por lo que le acarició el pelo mientras suspiraba.

Las últimas dos horas parecían estar más animadas. En naturales estudiaron los fósiles, de poco en poco. A ella le tocó uno de los reales, no una réplica. Se sintió un poco mejor, y pudo reírse un poco al verle a él con uno de los fósiles que parecía un cuerno en la cabeza, mientras gritaba que era un unicornio, provocando las risas de ella y de la clase. Pero su bromita no era para los demás. La había llamado especialmente a ella.

Había pronunciado su nombre suavemente, como un susurro que sólo ella pudo oír.

Lo tomó muy en cuenta, mientras apuntaba los deberes que la profesora mandaba.

En la última hora, no estarían juntos, ya que era optativa. Ella sería separada de toda la clase e iría al taller de diseño y de dibujo, mientras él iba a francés. Lo que le ponía nerviosa. Con los pelos de punta. “¿Habrá ahí alguna chica que le guste?” se preguntó con un suspiro, mientras daba las últimas pinceladas a su boceto.

Él sabía perfectamente que a ella le gustaba, no por sus amigas, si no por el día de San Valentín. Se declaró con una carta. Al principio malas y falsas noticias llegaron, haciéndola llorar durante un fin de semana entero y que obtuviese un mal carácter. Pero luego las buenas noticias llegaron. Pero ella no sabía si eran verdad. Por lo menos le subieron el ánimo considerablemente.

Cuando sonó la campana de salida, esperó en la puerta de la clase de francés hasta que él salió. No se dirigieron muchas palabras, sólo algún que otro “hola” y algún comentario sobre las últimas horas de cada uno. Cuando llegaron al aparcamiento del instituto, ella se sintió desfallecer. No sólo vivían en lugares diferentes, también debían ir en autobuses distintos.

Pero por lo menos, el de ella y el de él, estaban tardando más de lo normal. Al cabo de unos diez minutos apareció un autobús, con los cartelitos pegados de las dos rutas. La verde, de ella, y la violeta, la de él.

Una alegría inmensa nació en su corazón.  Quizás podían sentarse juntos y todo.

–          ¡Ey, compartimos bus! ¡Qué casualidad! – dijo animada, sin tartamudear si quiera. Era un logro en toda regla.

–          Parece que sí, ¡venga, damas primero! – dijo señalando las escaleras y dejándole pasar a ella antes que él.

Se sintió morir justo después al ver casi todos los asientos ocupados. Ella ya tenía compañero de sitio, pero se sentó junto a otro y empezaron a hablar. Algo apenada al ver a su enamorado sentado con sus amigos, se dispuso a coger un sitio. Sola.

Cuando empezó a arrancar el bus, le vio a él mirándola fijamente. Ella iba sentada en el del pasillo, con el cinturón abrochado y sacando el móvil para escuchar música, sumida en sus pensamientos. Pero su mirada despertó algo en ella. Como si hubiese jugado con fuego.

Tuvo un buen presentimiento.

Sus ojos castaños se habían encontrado con los de ella.

A pesar del vaivén y movimiento del autobús en el que iban subidos, sus ojos parecían hipnotizados por el otro, y viceversa.

Él se movió rápidamente a uno más cercano, pero aún lejos, ya que ahora estaba en la tercera fila. Ella, en la séptima.

Se puso en la cuarta.

“Sólo tres más y podrás sentarte junto a tus otros amigos” pensó dirigiéndose a él. Detrás de ella estaban sus colegas.

Miró hacia la ventana, mientras una lagrimita débil se escurría en su ojo derecho. Pero una voz que ella conocía demasiado bien, atrapó su interés.

–          Eh, ¿me puedo sentar contigo? – dijo él, asomado desde su asiento. Parecía sonreír, pero no con la boca, si no con los ojos.

–          U-uh…¡sí!  – respondió ella con algo de emoción que quería reprimir. Debía controlarse.

Movió su mochila del asiento de la ventana al suelo, y se colocó ahí, mientras él andaba sobre el autobús en marcha hacia ella. Pareció detenerse el tiempo, y ella sonrió sin ningún miedo. Había perdido el temor.

Por ahora, ¿no?

Pero, ¿y si era sólo colocarse ahí para moverse a otro más lejos?

El miedo hizo cuna en sus ojos.

Cuando sintió movimiento cerca de ella, él ya se había sentado ahí. Y había colocado sus cosas. No estaba dispuesto a irse.

–          Hola  – saludó riendo.

–          ¡Hola! – dijo ella con una gran sonrisa. Quizá una de las más grandes de su vida.

Sus rodillas se tocaban por el espacio casi nulo que formaban las mochilas, pegadas la una a la otra.

Pero entonces algo se quebró. Y provenía de la pelirroja y su amiga, junto al primo de la primera. La atmósfera había pasado de romántica a vergonzosa, ya que empezaron a corear los nombres de los dos junto a palabras como beso, piquito y novios.

Perdió fuerza su sonrisa, que fue sustituida por una mueca de vergüenza y sus mejillas coloreadas. Eran muy evidentes. Más de lo normal. A pesar de su piel bronceada, el sonrojo se notaba un montón comparado a la piel pálida de él, en la que se veían atisbos de sangre circulando por sus mofletes.

Al intentar girar su cabeza e ignorar los gritos, empujó al chico hacia un lado, por lo que se tocaron. Hombro con hombro. Ella palideció y soltó un quejido que sonó más como un gritito de una fan hacia su ídolo. Se tapó la boca y decidió ser normal. Pero fueron los momentos más duros de su vida.

Él la hizo reír con viveza poniéndose debajo de los asientos. Pero luego, desgraciadamente –más bien por suerte- se quedó atascado, y necesitaba ayuda, necesitaba que le echaran una mano. Ella ofreció la suya, por lo que se cogieron de las manos. El tacto suave de la suya y la fría de ella pareció encender sus instintos románticos, por lo que la apretó fuerte y le abrazó para levantarle entre risas que ocultaban sus ganas de quedarse abrazada a él.

Y eso que un amigo estaba del otro lado ofreciendo la suya.

Cuando llegaron a la urbanización de él, se sintió algo avergonzada por haberle tocado así, sin preguntarle.

Y la pelirroja volvió en el momento menos indicado. Sí, en el menos indicado.

–          Eh, ¿por qué no le quieres besar?

–          Yo no he dicho que no – dijo riendo, y saliendo del autobús.

Ella escondió su rostro entre las manos, mientras su sonrisa se volvía más grande que antes. Pero estaba más avergonzada aún, ¿eso significaba que le iba a besar? ¿a él le gustaba a ella?

Cuando ya sólo quedaba la gente de su pueblo, pudo respirar tranquila y hablar con sus amigas sobre temas triviales, pero siempre, siempre, recordando esa hipnotizante mirada.

Porque esta vez no había apartado la suya.

Cuando llegó a casa, con más energía que nunca, se lo contó a su madre y a su hermana entre risitas, sonrisas y tartamudeos. Estaba feliz. Y sólo porque él había elegido sentarse con ella que con sus amigos.

Y es por eso que ella escribe esto ahora en tercera persona, esperando al día siguiente.

Categorías:
"En el autobús", Obras de Tatiana Sol Fernández Eidler 1º ESO
Comentarios cerrados

Para trabajar los recursos literarios.

http://www.auladeletras.net/literatura_secundaria/ejercicios/retorica01.htm
Categorías:
1º ESO, Todos los grupos
Comentarios cerrados

lectura tercera evaluación, muestra de trabajo.

Imagen de tu huella.

Categorías:
1º ESO A y C
Comentarios cerrados