Categoría: ÁMBITO SOCIO-LINGÜÍSTICO (Geografía e Historia) 1º ESO

Aquí tenéis los ejercicios y algunas de las clases interactivas (mapas) que hemos trabajado en clase y que os ayudarán a repasar y estudiar.

Microrrelatos

Con motivo del concurso de microrrelatos que tenemos programado, os dejamos aquí unos cuantos que os pueden servir de inspiración para crear los vuestros.

Si leeis muchos microrrelatos podréis conocer más a fondo este difícil género narrativo. Aunque también podéis leerlos por el mero placer de leer 😉

Ahí van:

Hola

Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd. Y así hasta ahora. Usted es el primero que la abre.

(Eva Clemente Laboreo)

Madre

Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd, que el día  había amanecido muy húmedo y yo, tonta de mí, le había puesto pantaloncito corto y la camisa más fina y bonita que tenía para que estuviera guapo.  Después de toda la noche en las heladas aguas del pantano solo faltaba que ahora mi pequeño cogiera frío.

(Puy Moya Arina)

Sin saber por qué

Este se va enterar de lo que vale un peine. Fue lo último que escuché antes de que me golpearan. Después recuerdo caer al suelo, las patadas y sus risas mientras se alejaban. No era la primera vez que los mayores me rompían las gafas durante el recreo. Como siempre, nadie vino a ayudarme. Me sequé las lágrimas. Sangraba por la nariz. Me levanté y fui cojeando hasta el lavabo. Me lavaría la cara, no quería que en casa supieran que había llorado. En el lavabo, un niño más pequeño, de parvulario, intentaba llegar de puntillas al grifo para beber agua. Sin saber por qué, le di un puñetazo.

(Óscar Royo Royo)

Duelo a muerte

El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía el papel, pegado con esparadrapo en la puerta de su habitación del hospital. Aquellas palabras me confirmaron lo que yo ya sabía, pues en mis anteriores visitas, pude comprobar que el anciano no solo me ignoraba, sino que se atrevía a desafiarme fumándose un cigarrillo tras otro. Volví a leer el mensaje y ante lo insólito de la ocurrencia, no pude por menos que sonreír. Aquello era todo un reto para mí, pero reconocí que la valentía del anciano, bien merecía una tregua. Escondí la guadaña entre los pliegues de mi túnica y decidí concederle un día más de vida.

(Trini Pestaña Yáñez)

Por si acaso

En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica, así que, por si acaso, antes de pintarse los labios y coger el bolso, se abrió el pecho, se sacó el corazón y lo dejó sobre la mesa blanca de la cocina.

(Carmen Quinteiro Moreno)

La lógica del amor

Empezó a pensar en un nuevo teorema que demostrarse que la quería, porque ella siempre le insistía en que el amor había que demostrarlo. Asignó variables al tiempo que llevaban juntos, al olor de su pelo al salir de la ducha, a los absurdos silencios que a veces se interponían entre ellos. Estimó el índice la aceleración que sufría su corazón cada vez que ella se desnudaba y cuantificó los celos que sentía cuando le veía tonteando con otro, para después de horas y horas de trabajo acabar concluyendo que en realidad esto del amor no tenía ninguna lógica.

(Ernesto Ortega Garrido)

Dame otra vida

Pero ya nada sería igual. Nunca. Por más que fingiéramos normalidad. Aunque pareciera que no éramos conscientes del desastre. Y yo silbara al untar las tostadas con mermelada de albaricoque. Y encendiera la radio para recrear tantas mañanas deliciosas… Pero los cristales estaban sucios. Los tiestos marchitos. María llevaba el moño demasiado torcido y a Juan le faltaban varios botones de su mandilón a cuadros. Papá se esforzaba por animarnos: “Pronto todo volverá a ser como antes…” Y mientras mamá, aferrada a su tablet, gritaba desde el cuarto que había alcanzado otro nivel.

(Marta García Valdés)

Reset

El muñeco fue el primero en cerrar los ojos, y acto seguido lo hizo el ventrílocuo, sin saber bien por qué. Contagiado, el público cerró los ojos, e inmediatamente el personal del teatro también. La gente que pasaba por la calle cerró los ojos y en un santiamén la ciudad entera lo hizo, y luego el país. En sólo unos segundos el insignificante gesto se había propagado por todo el mundo. Durante unos pocos minutos toda la humanidad, carente de vista, aspiró, sintió, saboreó y escuchó como nunca antes. El muñeco fue el primero en abrir los ojos, y todos le siguieron de nuevo, pero ya nada sería igual.

(Javier Regalado Herrero)

Durmiendo

El muñeco fue el primero en cerrar los ojos pero sólo lo hacía para que Jorge los cerrara lo antes posible. Se quedaba quieto hasta que notaba que Jorge dormía profundamente. Entonces se levantaba a mirar por la ventana. Enfrente, al otro lado del jardín y de otra ventana, estaba ella, la más bella muñeca que él hubiera visto nunca. Su cara resplandecía, sin desgarros en su cuerpo, sin ninguna mancha, bien peinada. Luego se miró a él, con sus remiendos, su ojo colgando y manchas de leche, sonrió y volvió a la cama junto a Jorge. Ella nunca sabría qué es que te necesiten para poder dormir.

(Sergio Alonso Lobo)

Fluorescente

Esperó hasta dormirse y soñó con otra Navidad. Una con menos regalos, con menos visitas. Una navidad en la que se le mojaran los zapatos con el hielo de las aceras. Donde el frío de la calle le quemara la cara, le tornara roja la nariz y morados los dedos. Una navidad en la que sus padres le riñeran por traer malas notas, que sus hermanos, en vez de mimos, le dieran su ración habitual de capones. Una navidad humilde y fría, libre de tanto agasajo, lejos de las luces fluorescentes, fuera de aquella cálida habitación de hospital.

(Juan Carlos Sevane Prieto)

Difícil de explicar

Hoy parece que ella tiene la voz todavía más dulce que ayer, pero todavía no nos ha dicho por qué ya no vamos al hospital a ver a papá.

(Enrique Romero Pascual)

Algo ha cambiado

Hoy parece que ella tiene la voz todavía más dulce que ayer. Me habla sin miedo, como se hablan las parejas. Me mira a los ojos sin parpadear. Yo la acaricio, la beso… A veces la aseo como puedo y cepillo su cabello. Ya casi no llora o, al menos, parece evitarlo cuando estoy delante. No ha vuelto a intentar gritar y, alguna vez, me ha parecido que esbozaba una sonrisa cuando le doy de comer esa crema de calabaza con picatostes que tanto le gusta. Temo equivocarme, precipitarme, pero siento en mi interior que pronto podré desatarla. Al menos las manos, para que podamos abrazarnos.

(Salvador Terceño Raposo)

Aseo

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo. Le queda poco, apenas unas hebras marchitas sobre la nuca. Él, en cambio, luce una melena frondosa casi sin canas. Se duchan juntos. Se secan la piel uno al otro. Se miran en el espejo empañado. “No tienes compasión”, dice ella. Por el tratamiento, también se le han caído las cejas, las pestañas, hasta esos pelillos inoportunos que asomaban a veces por encima del labio. “Qué tonta”, dice él, “sabes que todo lo mío es tuyo”. Ella sonríe mientras él la abraza por la cintura y le coloca su coleta, como un bigote a lo antiguo, debajo de la nariz.

(Andrés Portillo González)

Te trataré como a una reina

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo pero hasta hace poco eso nunca le había importado. Siempre ha tenido a alguien a su lado para ayudarla. La han peinado y vestido, maquillado y lavado. Y ahora soy yo, precisamente yo, el que tiene el privilegio de recogerle el espléndido cabello rubio que tantos han admirado y que sin embargo ya empieza a encanecer. Con toda la delicadeza de la que soy capaz, se lo sujeto en lo alto un instante mientras escucho cómo ruge la muchedumbre. Está muy pálida, muy hermosa. “¿Me va a doler?”, pregunta poniendo su cuello desnudo bajo la cuchilla de la guillotina.

(Santiago Casero González)

Castigo

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela de las aceras nos limitamos a esperar. Los parques anegados habían devorado los columpios y días después las peonzas se pudrieron. Las cuerdas de dar comba se habían deshilachado pero no le prestamos demasiada atención. Estábamos ocupados, en vano, intentando recuperar las pelotas que el viento se llevaba. Los peluches, ahora ásperos, se amontonaban en ese cementerio de juguetes mal llamado desván junto a otros cachivaches electrónicos que sin motivo aparente quedaron huérfanos de singularidad y habilidades. Al final, cuando el terremoto abrió la tierra y solo se tragó a los niños nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir.

(Juan Antonio Vázquez Alcayada)

Grandes esperanzas

La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre. Lo otro no duró nada: los empujones, los puñetazos, verlo caer al suelo. El insultarlo, llamarlo “tío mierda”, cosas así. Las patadas que le dimos y que una le acertara en la nariz y se la rompiese. Los veinte miserables euros que llevaba en la cartera. Nos enteramos por el DNI del nombre del tipo, nos sonaba. ¿De qué? De golpe nos acordamos: nos miraba a los ojos, como diez años más joven, y nos estaba diciendo “No hagáis caso de los demás profesores. Yo sé que sois buenos chicos, sé que algún día haréis algo grande”.

(Maricruz Picó Benita)

Adiós y hola

Tanto visitante inesperado me llenó de zozobra. Mi padre, hombre algo tosco y de pocas palabras, nunca tuvo muchos amigos. Pero entre aquel grupo de gente que había acudido al tanatorio a despedirse de él y a darnos el pésame a mi madre y a mí, había bastantes rostros desconocidos: algunos hombres que supuse amigos de la mili o de la infancia, una mujer rubia y llorosa, otras que la consolaban. De pronto, alguien me puso una mano en el hombro. Me volví y vi a un joven que tenía mis mismos ojos. Nuestros mismos ojos.

(Lidia Sanchis Sorribes)

Todos estos microrrelatos pertenecen a un concurso que se realiza en el programa “La ventana” de Cadena Ser y han sido extraídos de estas dos páginas web  (que podéis consultar si todavía tenéis ganas de más):

http://escueladeescritores.com/concurso-finalistas-rec-2014/

http://escueladeescritores.com/concurso-finalistas-rec-2013/

 

También publicada en 1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II Comentarios cerrados

JUEGA Y APRENDE: MAPA POLÍTICO EUROPA

Pincha sobre el mapa y te dirigirá a una web donde podrás jugar y aprender el mapa político de Europa, pásalo bien.

También publicada en Enlaces Comentarios cerrados

MAPA POLÍTICO EUROPA

En el siguiente enlace podéis acceder al mapa político de Europa con el que estamos trabajando en clase. Pinchando sobre él podéis agrandarlo.

También publicada en Enlaces Comentarios cerrados

ATLAS NACIONAL DE ESPAÑA (INTERACTIVO)

También publicada en Enlaces Comentarios cerrados

MAPA FÍSICO ESPAÑA (INTERACTIVO)

También publicada en Enlaces Comentarios cerrados