Categoría: “Tonight”

“Tonight”

Tonight

(Relato ganador del concurso de Halloween en el Taller de Escritoras, 1º puesto)

 

El otoño había llegado, y con él, una pequeña brisa hacía crujir las ramas de los árboles que dejaban caer sus anaranjadas hojas con un vaivén hipnotizante.

 

Era 31 de octubre, una noche en la que centenas de niños y niñas recorrían casas para que los adultos les diesen caramelos.

Para Líam, era algo aburrido.

 

Él había estado descansando en el sofá. Sus manos estaban sumisamente encima de su pecho y sus pies colgaban de refilón en el reposabrazos rojo.

 

— Qué aburrido. — suspiró y se levantó como un resorte.

 

Había estado toda la mañana jugando a los videojuegos, dibujando y escribiendo, pero a pesar de todo eso, se sentía solo.

Había probado a llamar a todos sus amigos, pero ninguno contestaba.

Suponiendo que era un día festivo, le pareció [b]normal[/b].

 

Se puso sus zapatillas (algo desgastadas) y subió las escaleras que daban a su cuarto y observó el oscuro pasillo que había por delante.

Él nunca lo habría mencionado, pero sentía algo de temor.

¿Acaso habría sido por esos creepypastas* que había leído antes?

No, imposible, él no se asustaba tan fácilmente.

 

El suelo entarimado gruñó al sentir el peso de los pies de Líam mientras avanzaba. Con algo de prisa, abrió la puerta de su cuarto, entró y la cerró.

Soltó el aire que había estado aguantando y se dejó deslizar por la puerta.

A él normalmente le encantaba el silencio que reinaba en su casa, pero en ese momento se había convertido en algo aterrador.

 

Sacó el móvil de su bolsillo del pantalón y empezó a llamar a su madre, que debía de estar haciendo la compra, o eso imaginaba.

 

El dispositivo marcó una extraña melodía y súbitamente, se apagó.

Soltando un pequeño gemido, se le cayó el teléfono de las manos, creando un estruendo que retumbó por toda la casa.

 

Se acercó a la ventana de su cuarto haciendo el menor ruido posible. Era de noche, así que miró el reloj y se fijó en que eran las ocho exactas.

 

Se acordó de algo y levantó la tapa de su portátil negro adornado con estrellas de colores azules y grises, haciendo que se iniciase.

En el buscador tecleó “tonight 8.OO pm”, que era un relato que sucedía justo en Halloween y a esa hora.

 

Se sentó y empezó a leer un poco por encima.

 

Después de unos intensos minutos, la historia contaba que en el día de los muertos, un chico elegido por las criaturas más escalofriantes estaba destinado a ser el “juguete” de ese día tan especial.

 

Los hechos ocurrían a las ocho de la tarde.

 

— ¿Quién es? — pronunció Líam cuando alguien tocó levemente la puerta, haciendo un toc-toc.

 

“¿Truco o trato?” se escuchó.

 

Cuando se abrió, Líam se encontró con la más horrorosa de todas las criaturas, una sombra negra llena de heridas algo sangrantes pero resplandecientes.

¿Era un fantasma o un monstruo? ¿O quizás Frankenstein?

Líam nunca lo supo, pero debió tener en cuenta que…

 

Las puertas del más allá se abren esa noche, y nuestro mundo recibirá la visita de todo tipo de criaturas aterradoras. Puerta por puerta, estos inquietantes seres repetirán una pregunta: ¿truco o trato? Más te vale darles lo que piden…sea tu alma, o una dulce golosina.

 

*Historias de terror en internet, leyendas urbanas, etcétera.

También publicada en "Tonight" Comentarios cerrados