EJEMPLOS DE MICRORRELATOS

El paraíso imperfecto (Augusto Monterroso)
-Es cierto -dijo melancólicamente el hombre, sin quitar la vista de las llamas que ardían en la chimenea
aquella noche de invierno- en el Paraíso hay amigos, música, algunos libros; lo único malo de irse al Cielo es que
allí el cielo no se ve.
El Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio
Hubo una vez un Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio; pero encontró que ya la primera había
hecho suficiente daño, que ya no era necesario, y se deprimió mucho.
Persecuta (Mario Benedetti)
Como en tantas y tantas de sus pesadillas, empezó a huir despavorido. Las botas de sus perseguidores
sonaban y resonaban sobre las hojas secas. Las omnipotentes zancadas se acercaban a un ritmo enloquecido y
enloquecedor.
Hasta no hace mucho, siempre que entraba en una pesadilla, su salvación había consistido en despertar,
pero a esta altura los perseguidores habían aprendido esa estratagema y ya no se dejaban sorprender.
Sin embargo esta vez volvió a sorprenderlos. Precisamente en el instante en que los sabuesos creyeron que iba a
despertar, él, sencillamente, soñó que se dormía.
El Niño Cinco Mil Millones
En un día del año 1987 nació el niño Cinco Mil Millones. Vino sin etiqueta, así que podía ser negro,
blanco, amarillo, etc. Muchos países, en ese día eligieron al azar un niño Cinco Mil Millones para homenajearlo y
hasta para filmarlo y grabar su primer llanto.
Sin embargo, el verdadero niño Cinco Mil Millones no fue homenajeado ni filmado ni acaso tuvo energías
para su primer llanto. Mucho antes de nacer ya tenía hambre. Un hambre atroz. Un hambre vieja. Cuando por fin
movió sus dedos, éstos tocaron tierra seca. Cuarteada y seca. Tierra con grietas y esqueletos de perros o de
camellos o de vacas. También con el esqueleto del niño 4.999.999.999.
El verdadero niño Cinco Mil Millones tenía hambre y sed, pero su madre tenía más hambre y más sed y
sus pechos oscuros eran como tierra exhausta. Junto a ella, el abuelo del niño tenía hambre y sed más antiguas
aún y ya no encontraba en si mismo ganas de pensar o creer.
Una semana después el niño Cinco Mil Millones era un minúsculo esqueleto y en consecuencia disminuyó
en algo el horrible riesgo de que el planeta llegara a estar superpoblado.
Su amor no era sencillo
Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de
explicarse. En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que
fornicaban en los umbrales.
El drama del desencantado (Gabriel García Márquez)
“…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a
través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los
breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el
instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y
había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena
de ser vivida”.
Cuento de arena. (Jairo Aníbal Niño)
Un día la ciudad desapareció. De cara al desierto y con los pies hundidos en la arena, todos
comprendieron que durante treinta largos años habían estado viviendo en un espejismo.

El Hacedor ( Jorge L. Borges)
“Todo hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con
imágenes de provincias, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos,
de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la
imagen de su cara”

Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II
Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.