MICRORRELATOS

El microrrelato es una modalidad narrativa que exige del escritor la máxima concisión de ideas en el menor espacio posible. Pero, pese a la brevedad de su texto, el microrrelato no es un género fácil.

El microrrelato debe cumplir los principios básicos de la narración, aunque de una forma extravagantemente concentrada. Es, casi siempre, un ejercicio de reescritura, un minúsculo laboratorio de experimentación del lenguaje, o una ambiciosa pretensión de encerrar en unas líneas una visión trascendente del mundo.

¿CÓMO ESCRIBIR UN MICRORRELATO?

Aquí van algunos trucos para empezar a escribir vuestros microrrelatos:

  • 1. Un microrrelato es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo, ni una anécdota, ni una ocurrencia.
  • 2. A diferencia de los relatos, el esquema narrativo de nudo – desarrollo -desenlace, no funciona. Es demasiado largo para este estilo de contar historias. El microrrelato elimina el desarrollo y se apoya en el clímax para darle un giro inesperado. Gran parte de la fuerza del microrrelato es conseguir provocar la sorpresa en el lector.
  • 3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia. Del mismo modo, conviene evitar la proliferación de personajes (por lo general, para un microrrelato tres personajes ya son multitud), así como los escenarios múltiples.
  • 4. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
  • 5. Un microrrelato es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
  • 6. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es bastante habitual que el autor del microrrelato juegue con la ambigüedad del lenguaje, y la elocuencia de lo que no se dice. En definitiva, piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microrrelatos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.
Categorías:
1º BACHILLERATO, 1º ESO, 2º BACHILLERATO, 2º ESO, 3º ESO, 4º ESO, CONCURSOS LITERARIOS, PCPI II
Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.